FACM en el Foro Regional de la UpM | Los jóvenes y la sociedad civil se comprometen a fortalecer la cooperación práctica y el desarrollo en el Mediterráneo

0
330
  • La Fundación ACM y otros 100 representantes de la sociedad civil, organizaciones juveniles y actores no estatales de la región euromediterránea se han reunido en Barcelona para discutir los desafíos más apremiantes que enfrenta la región.
  • Vicent Garcés, presidente de la Fundación ACM, intervino en la sesión plenaria, recordando que el futuro de los jóvenes y las mujeres del Mediterráneo occidental y oriental están indisolublemente unidos y relacionados con la paz, los derechos humanos, la justicia social y la movilidad.
  • La Fundación ACM está preparando su 8ª Encuentro Anual que abordará los desafíos para los jóvenes en el Mediterráneo y que ha sido expuesto en la Conferencia Regional.
  • Las recomendaciones y las propuestas de proyectos extraídas de los intercambios de esta conferencia alimentarán la Estrategia de la UpM para la Juventud y contribuirán a los debates de la Cumbre de las Dos Orillas (“Sommet des Deux rives”) [i] presentando los puntos de vista de la juventud y de la sociedad civil de toda la región. 

La región euromediterránea se enfrenta a importantes desafíos conjuntos, de los que tres -el medio ambiente, la juventud y sus perspectivas de futuro y el reforzamiento de los derechos de la mujer y su empoderamiento- se han analizado en una reunión de dos días que comenzó este miércoles en Barcelona.

El concepto básico de este encuentro, que ha llevado por lema “Visiones compartidas sobre asuntos clave en el Mediterráneo” y que ha sido organizada por la Unión Por el Mediterráneo (UPM), es subrayar que esta es una región estratégica, cuyo peso específico muchas veces se difumina por intereses de otro tipo.

Estos aspectos que se han tratado en la reunión de Barcelona (ciudad sede de la UPM) son comunes al área entera , por lo que “es necesario que todos los países” de la región trabajen unidos “para construir el Mediterráneo del futuro”, dijo el embajador interministerial francés para el Mediterráneo, Pierre Duquesne, en el discurso inaugural de la reunión, a la que también asistió el comisario europeo  de Política de Vecindad y Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn.

El objetivo es fomentar “un Mediterráneo inclusivo”, puesto que esta región “es una criatura viva”, en constante crecimiento y con problemas y desafíos constantes, manifestó.

Pese a los graves problemas que presentan algunos de los países de la zona y a la volatilidad de toda ella, el embajador francés incidió en la necesidad del diálogo. En este sentido, la reunión de Barcelona ha incidido en tres aspectos determinantes en la totalidad de la región Mediterránea que, por un lado, sufre un grave problema de contaminación ambiental; por otro, tiene una elevada población joven (especialmente en la ribera sur y oriental) y asimismo requiere de un fomento de la educación basada en la igualdad entre hombres y mujeres.

Los participantes en la reunión de Barcelona se han agrupado en tres talleres específicos, uno para cada uno de sus tres asuntos centrales.

El objetivo es establecer “políticas comunes” que vayan más allá de la mera coyuntura política, como señaló por su parte el español Miguel García-Herraiz, vicesecretario general para medio ambiente de la UPM organización que arranca con el conocido como Proceso de Barcelona (1995) y de la que en la actualidad forman parte 43 países, los 28 de la UE y 15 del sur y el este del Mediterráneo.

Aspectos como la mejora de la llamada “Economía Azul” (aquella basada en la mejora de las condiciones medioambientales y benigna con los recursos marinos) y, en este sentido los medios para trabajar en la mejora de la “gobernanza marítima”. Por otro lado, en la reunión de Barcelona se ha analizado el problema del desempleo en la región euromediterránea que, en la población joven alcanza una de las tasas más altas del mundo, con cifras tan preocupantes, como las de Túnez (35,8%), Egipto (34,4%), España (34%) o Italia (32%).

Por ello, los expertos han destacado la importancia de fomentar lo que se denominan “escuelas de segunda oportunidad”, unos centros con características especiales en los que se trata de reintegrar a la actividad académica -orientada sobre todo a la formación profesional- a jóvenes que habían abandonado los estudios o presentaban severos índices de fracaso escolar.

En definitiva, como dijeron la francesa Laurence Païs, vicesecretaria general de la UPM para Asuntos Sociales y Civiles, y la experta marroquí Fatiha Hassouni, el objetivo es “construir una agenda común para empoderar a jóvenes y mujeres para conseguir el desarrollo y la estabilidad de la región.”