El Consejo Consultivo de la Fundación ACM llama a la ciudadanía a tomar el pulso al auge de los neofascismos

0
818

Ø  El Consejo Consultivo Internacional de la FACM ha realizado un diagnóstico de situación en los países de la región mediterránea invocando a las instituciones públicas democráticas, nacionales e internacionales, para reconocer y prevenir la amenaza de los totalitarismos, de la xenofobia y del racismo.

Ø  Los expertos hacen un llamamiento a la ciudadanía para prevenir la resignación a la que llama el pesimismo del diagnóstico en la región, y convertirlo en revulsivo para volver a conquistar su espacio de incidencia en las decisiones políticas.

La Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM) ha reunido los días 31 de mayo y 1 de junio en València, a su Consejo Consultivo, compuesto de expertos procedentes de Siria, Israel, Palestina, Grecia, Turquía, Túnez, Marruecos, Argelia, Albania, Francia, Italia y España para realizar un diagnóstico de la situación en los países de la región, en el que se ha hecho especial hincapié en las cuestiones relativas a las libertades y los derechos humanos.

 Los analistas han apuntado que el continente europeo está experimentando un periodo de regresión hacia sistemas totalitarios que en estos momentos no están encontrando la suficiente oposición en las políticas comunitarias, mientras que el sur del Mediterráneo lleva ya una década marcado por la inestabilidad política que ha ido ahogando los objetivos de las revueltas populares.

A este respecto, Argelia ha estado en el debate del Consejo. El investigador y experto en Magreb y Oriente Próximo, Sébasstien Bossois, señala que “el país está en la encrucijada más delicada desde la finalización de su guerra de la independencia. Sabemos que no habrá un quinto mandato de Bouteflika pero no sabemos si habrá elecciones democráticas el 4 de julio, como estaba previsto. Argelia, por su posición estratégica, es de una importancia enorme tanto para Europa como para como para África. Por ser muro de contención a Boko Haram, por sus recursos petrolíferos, pero también por ser el país más grande del continente y la primera potencia militar del Magreb. Cualquier paso en falso puede desencadenar gravísimas consecuencias en la región”, explica.

“Entre los años 2010 y 2015 se han producido revueltas populares en el Mediterráneo pidiendo más justicia social, igualdad y democracia. El Consejo consultivo ha detectado que están emergiendo fuerzas políticas y corrientes que nada tienen que ver con esos objetivos de las revueltas. Se da un paralelismo con el siglo XX europeo, donde tras dos terribles guerras mundiales y un proceso de regeneración y construcción de la Unión Europea como base de la democracia y la solidaridad, volvemos a ver una regresión hacia el neofascismo, mientras en el sur del Mediterráneo avanzan las posiciones políticas autoritarias que ahogan los movimientos ciudadanos”, ha señalado el Presidente de la Fundación ACM y ex Eurodiputado, Vicent Garcés, insistiendo en que “este diagnóstico pesimista, lejos de llamar a la resignación debe servir de revulsivo a la ciudadanía para fortalecer sus posiciones de incidencia en las decisiones políticas”.

El ex alcalde de València, Ricard Pérez Casado avisa de que, en el caso de España, el peligro de la extrema derecha estaba, pero “oculto dentro de posiciones que se llaman constitucionalistas y tolerantes. No hace falta ser muy mayor para saber lo que fue la dictadura franquista, y el mensaje homófobo, misógino, de nacionalismo español que excluye al diferente. Es un mensaje del nuevo rostro del fascismo. Mi esperanza es que, mientras estén en los términos de respaldo popular hagan únicamente agitación, pero no convenzan a muchos más”, explica.

“La crisis migratoria está marcando la agenda europea y alimenta los totalitarismos. El fascismo está teniendo sólo oposición interna. Los partidos de extrema derecha, que se oponen a la política comunitaria de la Unión Europea porque las fronteras abiertas no están en su agenda, no encuentran una oposición firme en la Unión”, indica la experta en Relaciones Internacionales de la Universidad Istinye de Estambul, Aylin Ünver Noi.

El Consejo Consultivo ha analizado a su vez la situación de la ciudadanía en los países mediterráneos con enquistados conflictos como Libia o Siria. El politólogo franco-sirio, Salam Kawakibi, director del centro CAREP (Paris) ha incidido en que la ofensiva sobre Idlib podría causar la mayor catástrofe humanitaria de los últimos años. “La Unión Europea no está teniendo un rol significativo en la cuestión siria pero la situación le afecta directamente. Está jugando un papel de paga y no hagas. Debe tomar posición ante Rusia y mediar para evitar la catástrofe humanitaria que se cierne sobre Idlib si quiere prevenir una nueva crisis de refugiados y salir del nicho de un mero pagador de la ayuda humanitaria y de la reconstrucción”.

Los miembros del Consejo Consultivo han hecho pública su declaración de València en la que se incide en la urgencia de generar espacios de encuentro de las y los ciudadanos de ambas orillas del Mediterráneo para prevenir, desde el encuentro, el debate y el intercambio de necesidades y opiniones, la larga sombra del totalitarismo que se cierne sobre nuestras sociedades.  Con ese propósito, la Fundación ACM, con presencia en 20 países del Mediterráneo, organiza para el mes de noviembre de este año 2019, el VIII Encuentro internacional que abordará la situación y los desafíos de la juventud en el Mediterráneo.

La FACM es una red ciudadana que promueve y defiende los valores democráticos de libertad, paz, respeto a la diversidad y responsabilidad ambiental.