Vicent Garcés, presidente de la FACM ante la Asamblea Parlamentaria del Mediterráneo: “El Mediterráneo se encuentra ante una emergencia global”

0
349

RESUMEN DE LA INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN ASAMBLEA DE CIUDADANOS Y CIUDADANAS DEL MEDITERRÁNEO (FACM) EN LA 14ª SESIÓN PLENARIA DE LA ASAMBLEA PARLAMENTARIA DEL MEDITERRÁNEO (APM).

ATENAS EL 19-20 DE FEBRERO DE 2020.

La APM es una institución pública que reúne representantes de los Parlamentos de los países ribereños del Mediterráneo y que practica la diplomacia parlamentaria. La FACM es miembro observador de la APM.

La intervención de Vicent Garcés, presidente de la FACM, se produjo en el marco del 3er Comité permanente de la APM sobre diálogo de civilizaciones y DD.HH. y con motivo del otorgamiento del premio APM 2019 a la Fundación ACM.

Distinguidos Parlamentarios y Parlamentarias

El Mediterráneo se encuentra ante una emergencia global, a la que denominamos “emergencia mediterránea”, que se expresa en distintas dimensiones:

  • Económica caracterizada por desigualdades económicas y sociales crecientes entre los países del Norte y el Sur del mediterráneo y dentro de los propios países
  • Climática y medio ambiental que sufre especialmente el mar Mediterráneo, con el agravante del avance de la desertificación
  • Social que se vislumbra especialmente en los permanentes flujos migratorios empeorados por la crisis de los refugiados y cuya consecuencia son los miles de muertos en desiertos y en el mar
  • Política que se observa en la creciente crisis de confianza de la ciudadanía hacia los sistemas políticos
  • Cultural manifestada por una cada vez mayor tensión de carácter religioso e intercultural.

Esta emergencia mediterránea se ve agravada por la presencia activa de nuevas y viejas potencias, interviniendo de diferentes maneras, y cuya manifestación extrema la vemos en guerras y conflictos armados en la región y zonas adyacentes.

Desde el año 2010/2011, en una primera etapa se produce el fenómeno que vino a llamarse primavera árabe, con finales diferentes en cada país. En una segunda etapa, que vivimos en la actualidad, la ciudadanía, desde Argelia al Líbano, sigue insistiendo en sus demandas iniciales de libertad, dignidad y justicia social. Similares revueltas ciudadanas, en el marco europeo, se dan en Francia, España o Italia.

En ese contexto de emergencia mediterránea y revuelta ciudadana, la Fundación ACM, con 10 años de vida practicando la diplomacia ciudadana, ha construido una red de 28 círculos ciudadanos en 28 ciudades y 20 países de la región. La FACM ha celebrado ocho grandes encuentros temáticos en diferentes países, el último en noviembre del año 2019 en Barcelona en el que se abordó la situación de la juventud en el Mediterráneo, y en el que participó la APM. También la APM patrocinó e intervino en el seminario sobre Patrimonio y Ciudadanía en el Mediterráneo celebrado por la FACM en Nápoles en octubre de 2018. Conviene recordar que la Fundación ACM tiene como horizonte ayudar a la construcción de una comunidad de los pueblos del Mediterráneo.

Tanto la FACM como la APM desarrollan sus tareas en una época en la que la democracia y la libertad, en realidad los DD.HH., están en peligro. Confluyen la desconfianza de la ciudadanía en sus representantes y la aparición de movimientos de extrema derecha que diseminan la xenofobia, el racismo y las respuestas autoritarias a las crisis.

La FACM sostiene que este peligro no se puede combatir con la conversión de la Unión Europea en una fortaleza, con la construcción de más muros, sino avanzando en los imprescindibles cambios políticos y económicos que den respuesta a las demandas ciudadanas. También es necesaria mejorar todos los ámbitos de relación e integración de los pueblos mediterráneos.

En este camino la APM y la FACM tienen muchos puntos de contacto y de colaboración y me atrevo a proponer desde aquí, ampliar esas sinergias positivas hacia las ciudades y regiones del Mediterráneo, acercando la diplomacia parlamentaria (APM), la ciudadana (FACM) y la local (ciudades y regiones).

Muchas gracias.