Inicio Blog Página 3

Conferencia internacional: Acabando con la exclusión de los más vulnerables

0

MOVIMIENTO DE SOLIDARIDAD CON LAS PERSONAS EN EL EXILIO

El movimiento Euromediterráneo de solidaridad con las personas en el exilio es cada vez más grande. En el marco de la campaña de difusión y ampliación de esta gran iniciativa, que está llevando a cabo la organización Amel Internacional junto con la Fundación ACM,  los próximos días 6 y 7 de diciembre se darán cita en Líbano un centenar de organizaciones y representantes del sector civil para exigir que deje de criminalizarse la solidaridad con las personas refugiadas. Se trata del tercer seminario internacional, que tras Atenas y Roma reunirá en esta ocasión en Beirut a los participantes y en el que intervendrán los miembros de nuestros círculos ACM de Palestina, Beirut, Tesalia, Chipre y Roma.

 

Amel Association International (Amel – www.amel.org) y Samusocial International (SSI – www.samu-social-international.com) organizan una visita de campo y una conferencia titulada “Acabar con la exclusión de los más vulnerables: Solidaridad, Humanidad y Dignidad con las personas en el exilio ”. El evento reúne a más de 100 partes interesadas de la región euromediterránea, incluidas instituciones, investigadores y representantes de la sociedad civil. Esta gran iniciativa se está llevando a cabo con la contribución de la Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM), Amel France, Un Ponte Per y Fonds Xavier Emmanuelli. La Fundación ACM estará representada por los círculos ACM de Palestina, Beirut, Tesalia, Chipre y Roma.

La visita de campo se organizará el jueves 6 de diciembre de 2018, en el sur de Líbano, en Sabra y Chatila, así como en Beirut. Brindará a los participantes la oportunidad de descubrir iniciativas de solidaridad implementadas con personas en el exilio, incluidos centros sociales y médicos, unidades móviles de medicina, educación y protección.
La conferencia internacional tendrá lugar el viernes 7 de diciembre de 2019 en el Institut Français de Líbano, en Beirut. El programa está disponible aquí

Las discusiones durante la conferencia se relacionarán con los temas destacados durante la visita de campo: personas en situación de calle, “precarización” del acceso a las condiciones de recepción, exclusión social y protección, además de personas con vulnerabilidades graves y específicas.
La ponencia y la visita de campo serán una oportunidad para discutir el marco y las acciones que contribuirán a superar la exclusión de todas las personas vulnerables con diversos actores y oradores. También intentarán tener en cuenta los testimonios de los actores con el objetivo de fortalecer la solidaridad, la humanidad y la dignidad de las personas en situación de exilio en la región euromediterránea.

Estos dos eventos se llevan a cabo después de tres seminarios organizados por Amel y SSI, junto con la FACM en París, Atenas y Roma, en 2017 y 2018. Las últimas dos citas enmarcadas en la iniciativa del Movimiento Euromediterráneo de solidaridad con personas en el exilio lanzado en Roma en Junio ​​de 2018 por Amel Association International, Samusocial International y Fundación ACM.

Lola Bañon: “La visibilización ciudadana es fundamental para construir democracias sólidas en el Mediterráneo”

0

Este año, Casa Mediterráneo inaugura su ciclo sobre la mujer y el Mediterráneo con una conferencia de la directora de la Fundación ACM, la periodista Lola Bañon.
Entrevista : “La visibilización ciudadana es fundamental para construir democracias sólidas en el Mediterráneo” Via Revista Casa Mediterráneo

La periodista y analista internacional Lola Bañón, distinguida por su firme defensa de los derechos humanos, dirige desde el 1 de septiembre de 2017 la Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM), una organización no gubernamental que trabaja por el reforzamiento y la visibilización de la sociedad civil de ambas orillas del Mare Nostrum para construir democracias sólidas, ante los graves problemas existentes en la región y su flagrante exclusión de la agenda europea.

Lola Bañón será la encargada de inaugurar el nuevo ciclo temático de Casa Mediterráneo, “Mujeres y el Mediterráneo”, consistente en una serie de conferencias a cargo de destacadas figuras femeninas que analizarán la situación de la mujer en los países de la cuenca mediterránea con la mirada puesta en el fomento de la igualdad. La primera sesión se celebrará el viernes 30 de noviembre, a las 19:30 horas en la sede de la institución diplomática (antigua Estación de Benalúa).

Bañón es licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y doctora en Comunicación con una tesis sobre Arabia Saudita y la imagen del Islam radical. En la actualidad compagina su trabajo en la fundación con la docencia, como profesora de periodismo televisivo en la Universidad de Valencia. También es profesora visitante de la Universidad de Bedfordshire (Inglaterra), en su Master de Relaciones Internacionales.

Sus primeros pasos como periodista los dio en Radio Popular de Valencia, pero la mayor parte de su trayectoria ha transcurrido en la televisión valenciana, donde trabajó a lo largo de 25 años hasta su cierre. Durante dos décadas se ha dedicado a la información internacional y actualmente colabora con los medios digitales eldiario.es e infolibre.es. Es autora del libro ‘Palestinos’, publicado por Planeta, y se encuentra preparando otro volumen sobre Arabia Saudita Saudita que verá la luz la próxima primavera.

Analista especializada en Oriente Próximo y el Mediterráneo, gran conocedora del mundo árabe y el Islam político, Lola Bañón ha visto reconocido su compromiso con las causas humanitarias con el Premio de Defensa de los Derechos Humanos de Amnistía Internacional 2017 por su labor como periodista en diversas zonas de conflicto y más concretamente en los territorios palestinos. Un trabajo que ha vuelto a obtener reconocimiento con el Palestine International Award for Excellence, que recibió el mes pasado en Ramala.

¿Qué es la Fundación Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM), qué países están representados y qué función desempeña?

La fundación es una organización no gubernamental que pretende crear una red de la sociedad civil que vincule a todos los ciudadanos y las ciudadanas del Mediterráneo. Como entidad jurídica la fundación existe desde el año 2016, pero este movimiento empezó hace diez años tejiendo complicidades entre las dos orillas. Pretendemos establecer una vinculación entre representantes de los 22 países del Mediterráneo, excepto Libia por sus circunstancias particulares.

¿Por qué nos interesa el trabajo de reforzamiento de la ciudadanía? Porque lo que queremos es visibilizar la importancia de la condición ciudadana para construir democracias sólidas en el Mediterráneo. La identidad de los mediterráneos es la diversidad, pero la realidad de la ciudadanía mediterránea es la desigualdad. Existe una grandísima diferencia entre la orilla norte y la orilla sur y nuestra perspectiva es la de tejer relaciones entre ambas riberas, porque además se da una circunstancia: las políticas europeas no han pensado nunca ni en los ciudadanos del sur de Europa, ni en los del sur del Mediterráneo. En el fondo lo que persigue la fundación es construir, con el reforzamiento de la ciudadanía, es decir, la condición política de personas con derechos y obligaciones, una reivindicación de las libertades y el ideal de un mundo más igualitario, de complicidades y de construcción colectiva. Un mundo igual para todos, que respete la diversidad y que piense también en los sectores más desfavorecidos.

De hecho, en los círculos hay gente de todas las nacionalidades y las religiones del Mediterráneo y, algo primordial para nosotros, tenemos en cuenta la paridad para la construcción de nuestros órganos directivos y en la representación de todas las iniciativas que emprendemos. La perspectiva de género es muy importante y se vincula con lo que vamos a hacer en Casa Mediterráneo, así como con la política de esta institución que es, de manera muy ostensible últimamente, la presencia de la paridad en sus secciones.

Como analista especializada en el mundo árabe y el Islam político, a raíz de las primaveras árabes, ¿los derechos de las mujeres han experimentado alguna mejora o, al contrario, han retrocedido?

Yo haría una primera lectura de las Primaveras Árabes, que etiqueta de manera muy rápida la situación con la palabra “fracaso”. El intento revolucionario en el Mediterráneo se ha saldado de manera no muy exitosa en un primer análisis. Únicamente Túnez está teniendo un balance mínimamente equilibrado. Pero también es verdad que a larga distancia se ha producido, con la excepción dolorosísima de la guerra de Siria y de Libia, una reorganización que en primera instancia ha dado como resultado la victoria del Islam Político, pero también esto ha ayudado a que incluso las formaciones islamistas entren en periodos de reflexión y de análisis interno. Eso ha provocado que muchos partidos islamistas también se posicionen en situaciones más prácticas. Por ejemplo, la alcaldesa de Túnez es de Ennahda, una mujer islamista con la que mantuve una reunión hace menos de un mes en Barcelona, y tiene una perspectiva mucho más abierta que muchas formaciones políticas europeas tradicionales.

Si bien es cierto que en el análisis a corta distancia el saldo de las revoluciones árabes no es bueno -ha crecido la inestabilidad y la situación política y económica han empeorado- también es verdad que a larga distancia se han reorganizado otras cosas. El pueblo ha tomado consciencia de alguna posibilidad de visibilizar su voz. En este ámbito puedo hablar directamente de las mujeres. Sin querer exagerar su importancia, en países como Túnez los cambios políticos han sido posibles gracias a los movimientos de mujeres, pero organizados, algo que resulta fundamental, porque la voz individual de la mujer tiene muchísimas dificultades para alcanzar poder o visibilización.

En el debate sobre la reforma de la Constitución en Túnez si no se extirpó la palabra “igualdad” del texto fue porque las mujeres tunecinas organizadas dentro de muchos movimientos de la sociedad civil consiguieron que los islamistas no eliminaran el término. La propuesta islamista de Ennahda era poner “complementariedad”, es decir, que la mujer fuera complementaria del hombre, pero fue la lucha en la calle de miles de mujeres tunecinas que a lo largo de los últimos años se habían organizado de manera muy exitosa y no exenta de dificultades la que consiguió que no se eliminara ese término de la Constitución.

También en los últimos años en Marruecos el estatus de la mujer, no vinculado directamente a las revoluciones árabes, ha experimentado avances importantes y poco a poco eso ha provocado cambios en la condición de las mujeres en determinados países. En la orilla norte, de la que se habla poco, donde nos encontramos nosotros, en España, Italia y Grecia, aunque la legislación es netamente más ventajosa, no podemos olvidar otros asuntos más allá de la ley, como la crisis económica. Ésta ha expulsado a la pobreza a miles de mujeres, las ha privado de formación y las ha dejado sin tratamientos médicos. Cuando uno está en privación económica, el sistema de derechos cae. Ésta es una de las cuestiones importantes que nos sitúa en la necesidad de buscar una nueva perspectiva de vida. De ahí que yo siempre diga que es crucial defender la perspectiva mediterránea más allá de la europea, porque supone la creación de un nuevo eje de mirada política, no en un sentido partidista, sino de construcción del mundo.

Otro asunto fundamental en el Mediterráneo es el tránsito de caminos energéticos. Por aquí pasan gas, petróleo,… lo que nos sitúa en un territorio de peligro y conflicto. De hecho, la guerra siria es una muestra de ello; no es un enfrentamiento civil, sino un conflicto en el que todo el mundo está intentando averiguar qué parte de porción en el negocio del tránsito de la energía se lleva. De ahí la intervención extranjera. Por eso, en este terreno complicado en el que nos hallamos la voz y la representación de la mujer resulta muy importante, no sólo porque constituye más de la mitad de la población mediterránea, sino porque además por su tradición de lucha contra su propio entorno familiar y político y su invisibilidad es capaz de tener más facilidad para la generación de propuestas alternativas a las ya conocidas. Ésta es mi opinión, de diagnóstico complicado, ya que estamos en un momento difícil, pero en el Mediterráneo disponemos de un capital humano impresionante, especialmente en las mujeres y en los jóvenes, y aunque esa circunstancia pueda parecer un problema tenemos que traducirla en una fortaleza.

Lola Bañón: “La visibilización ciudadana es fundamental para construir democracias sólidas en el Mediterráneo” en DESTACADOS MUJER
Lola Bañón con niños sirios refugiados en Líbano

En los últimos años, el Mediterráneo se ha convertido en un cementerio de personas en su huida de la guerra, la represión y el hambre. La respuesta de la Unión Europea a este fenómeno ha sido el control de fronteras y la contención de 3,5 millones de refugiados sirios en Turquía. ¿Qué políticas debería poner en marcha la UE para dar una solución real a estos seres humanos?

He estado hace tres semanas en la frontera siria, en territorio libanés, con los refugiados. Líbano es un país de 4 millones de personas que ha albergado a un millón y medio de refugiados y solamente con ver la situación humana en la que están esas personas uno inmediatamente hace el retrato de lo que nunca debió ocurrir. Europa ha experimentado su primera gran quiebra importante con el incumplimiento de la legalidad internacional en el tratamiento de los refugiados, con lo cual ha sufrido una pérdida de moralidad y de valores que ya nos está pasando factura. El acuerdo que ha alcanzado la Unión Europea con Turquía dándole dinero para que se haga cargo de los refugiados es un pacto comercial en el cual se ha traficado con seres humanos. Esto, que se ha hecho desde instancias europeas, además de un incumplimiento de la ley, es una vergüenza moral.

Dicho esto, más allá de aplicar la ley es necesario diseñar políticas migratorias. Hasta ahora, Europa se está gastando muchísimo dinero en las políticas de contención, que no pueden ser nunca las únicas medidas, porque la realidad es que la gente que huye de la guerra huye de la muerte. No se puede parar a quien escapa de un conflicto bélico. Primero hay que analizar las causas y evitar que se produzcan las guerras. Puede parecer un argumento muy simple, pero detrás de la guerra de Siria hay muchísimos intereses y se podría haber evitado, del mismo modo que la de Libia. Lo que es inconcebible es que haya intervención extranjera en los conflictos y luego decirle a la gente que no salga y que le caigan las bombas encima. Eso ninguna mente humana lo puede entender.

En cuanto a la inmigración, que constituye también una salida masiva, hay que analizar la situación de África y de algunos países de Asia para intentar entender que ningún emigrante y, sobre todo, ningún refugiado quiere salir de su casa. Es preciso evitar entonces que se marchen. ¿Cómo? Evitando las guerras y creando condiciones para que la gente pueda ganarse la vida sin tener que lanzarse al mar hacia una muerte segura. Algunas personas están intentado generar soluciones a ese nivel, pensando que África tiene que vivir un plan de aprovechamiento de recursos, de generación de formas de subsistencia… Todo esto debe estar vinculado con el Medio Ambiente y es la única solución que tiene Europa, que no puede seguir esquilmando los recursos naturales de África, dejándola sin posibilidades económicas y luego pretender que los africanos no salgan de allí.

Cuando hablas con personas de África te dicen: Nosotros no queremos emigrar, no queremos dejar a nuestras familias, pero sí queremos vivir. Entonces, pensemos con la cabeza. La política de contención pueden ser útil puntualmente, pero no va a solucionar nunca el problema. Supone un derramamiento de dinero, malgastado, encaminado solo a reprimir a la gente, pero a no resolver su vida. Para que en Europa tengamos seguridad, la población de la otra orilla tiene que poder vivir, pero en igualdad de derechos que nosotros. Quien no entienda esto se está apartando de la solución del problema.

Lo que ocurre es que también hay un negocio paralelo en la inmigración y esto tiene que entrar en el diagnóstico, así como los análisis serios, efectuados por fuerzas de seguridad, por militares y por agentes políticos, y que desafortunadamente no afloran. Cuando hay seguridad y estabilidad, la gente no se mueve de sus países. Y cuando se produzca esa situación entonces sí se podrá abordar un estudio de movilidad, que también es un tema muy importante en el Mediterráneo. Nosotros podemos viajar a Marruecos libremente, pero los marroquíes no pueden hacerlo del mismo modo, necesitan un visado. Hay que acometer un gran plan estratégico, humano, que sea además serio. Estos discursos de puertas abiertas de manera absoluta son irreales también. Todo se tiene que abordar con un proyecto encaminado, sobre todo, a evitar que la gente se tenga que lanzar al mar a morir. Cuando las personas adoptan esta decisión es porque están muy muy desesperadas.

Como conocedora del conflicto palestino, ¿qué opina de la actual política del Presidente Trump dirigida a trasladar a Jerusalén la Embajada de EE.UU.? ¿Esta provocación está agravando las tensiones existentes en la zona?

Jerusalén es una ciudad simbólica, no sólo para los palestinos, sino para todo el mundo musulmán. Es la tercera ciudad sagrada para el Islam, después de Meca y Medina. Primero, la decisión de Donald Trump de trasladar la capitalidad a Jerusalén incumple la legalidad internacional, que no reconoce a esta ciudad como capital de Israel. Su estatus debe ser debatido a posteriori. Desde ese punto de vista se puede entender como una provocación en apariencia, pero detrás hay un plan encaminado a conectar con el diseñado por Israel de proseguir su ocupación de los territorios palestinos. Es un error inmenso, que traerá más violencia y más dificultades para organizar un proyecto serio de paz. En todo caso, la política norteamericana de los últimos años, inclinada totalmente a favor de Israel, sólo ha conseguido agravar la situación en la zona, pero no únicamente la de los palestinos, que sufren la ocupación desde hace 60 años, viviendo en un régimen donde tienen menos derechos que los israelíes.

Justamente hace unos días estuve hablando con unos académicos israelíes con este tema sobre la mesa: Israel tiene que debatir hacia dónde quiere ir. Es un país en recesión demográfica, mientras que los Estados árabes de alrededor tienen una demografía muy alta. Ahora los israelíes son seis millones, pero dentro de 20 años los palestinos van a ser muy superiores en número. Es necesario acabar con la ocupación, que israelíes y palestinos tengan igualdad de derechos y obligaciones, que se organice un proceso de paz responsable, auspiciado por la comunidad internacional y que Estados Unidos revise sus prioridades en la zona. Es preciso que EE.UU. sea un agente de paz, ya que no se puede prescindir de la primera potencia del mundo, que tiene mucho que decir en la zona. La guerra siria es un ejemplo de su hegemonía. Es necesario, también por el interés de Israel, que se revisen esas cuestiones.

Y desde luego, Jerusalén no puede ser la capital del Estado, porque el estatus de la ciudad tiene que ser expuesto en la comunidad internacional. Para mí, se trata de una acción del gobierno de Trump totalmente gratuita y provocadora de muchísimas tensiones.

En 2017 obtuvo el Premio de Defensa de los Derechos Humanos de Amnistía Internacional, ¿qué significó para usted este reconocimiento?

Hace justo un año que recibí el premio y en primer lugar quisiera dar mi agradecimiento a Amnistía Internacional por ese reconocimiento. Siempre fue un placer y un honor colaborar con ellos cuando me llamaban para participar en alguna de sus campañas. Es una organización ejemplo de la sociedad civil, de la que hemos hecho mención en esta conversación. En toda base de un buen trabajo político está la reivindicación de los derechos humanos para todos, de forma igual, sin diferencia alguna, y el trabajo que ha hecho Amnistía a lo largo de tantos años es encomiable. Por eso para mí este premio fue un regalo y además un compromiso para seguir apoyando a toda la gente de la organización que de forma desinteresada lucha por la paz y los derechos humanos en todo el mundo, pagando en algunos casos un precio muy caro, como el responsable de Amnistía Internacional en Turquía que se encuentra en prisión.

Y de alguna forma, este reconocimiento ha sido la antesala de otro galardón que me han concedido hace unos días, el Premio Internacional Palestina que también me ha resultado muy emocional, primero porque me lo han entregado en Ramala y segundo porque está basado en la defensa de los derechos humanos. Yo no concibo el periodismo si no es una acción basada en la defensa de los derechos humanos. Por eso, no encuentro discontinuidad entre mi pasado como periodista y persona que actualmente trabaja por la ciudadanía, porque al fin y al cabo he sido siempre lo mismo.

Noviembre de proyectos en la Fundación ACM

0

Suscríbase a nuestra Newsletter y síganos en nuestra web y redes sociales.

Toda la actualidad de nuestra Fundación puede seguirla en nuestro boletín de noticias mensual. Leer el número 23 | noviembre de 2018

Círculo ACM de Tesalía: El marmol verde de Hassabali vínculo simbólico entre oriente y occidente

0

El círculo ACM de Tesalia organiza una conferencia sobre el legado histórico del mármol verde de Hassabali. Un material noble que representa un vínculo simbólico entre Oriente y Occidente, y ha servido como un valioso elemento estructural y decorativo para la construcción de las basílicas de San Marcos en Venecia y Hagia Sophia en Constantinopla, así como entre los laicos y lo espiritual.

La conférence organisée sur le marbre vert de Thessalie à Larissa le Vendredi 9 Novembre 2018, a été une grande réussite et la salle du musée diachronique s’est avérée « petite » pour les participants qui étaient venus très nombreux.
Une rencontre scientifique et culturelle en présence du président de la Région de Thessalie Kostas Agorastos plusieurs conseillers régionaux et l’adjoint au maire de la ville de Larissa Apostolis Sourlandzis, la directrice du musée Stavroula Sdrolia et de nombreux représentants des différents organismes de la région.
L’auteur du livre «Le marbre vert thessalien de Hassabali» Vassilis Melfos, a présenté ses travaux sur ce thème, avec tous les détails et une richesse d’information, entre autre, sur la présence de ce marbre dans plusieurs vestiges, souvent, parmi les plus célèbres du monde.
Des membres du cercle de Thessalie étaient présents et sur le panel Nikolas Bogiazides, représentant de la Fondation Assemblée des Citoyens et des Citoyennes de la Méditerranée, a insisté, dans son discours, sur le fait que l’histoire bimillénaire de l’exploitation, diffusion et utilisation du marbre vert de Thessalie reflète, et met en exergue, certains traits fondamentaux de la civilisation et du modèle productif méditerranéen. Or, l’épopée du marbre de Thessalie fait preuve de l’importance pour les peuples et pays du pourtour méditerranéen des réseaux de transport et de transfert, de marchandises, de connaissances, de valeurs civilisationnelles, passant de l’éminemment conceptuel (p. ex. religions monothéistes) au détail des styles architecturaux et décoratifs. La pierre en question fut transportée pendant des siècles aux fins coins de l’espace méditerranéen et utilisée dans maints édifices célèbres, publics et prives, monumentaux et religieux. Elle représente un trait d’union symbolique entre Orient et Occident, ayant servi en tant que précieux élément structurel et décoratif à la construction des basiliques de Saint-Marc à Venise et Sainte-Sophie à Constantinople, ainsi qu’entre le laïque et le spirituel ornant, aujourd’hui encore, différents bâtiments d’état, églises, catholiques comme orthodoxes, mosquées et synagogues.

Ricard Pérez Casado: El Mediterráneo y Europa

0

02.11.2018. Levante-EMV

De Mare Nostrum a cementerio marino y no precisamente el de Valéry. Europa, la de la bella faz raptada por Zeus, amenazada por la hidra de la intolerancia de múltiples cabezas.

Europa de emigrantes huidos del hambre, la persecución, la guerra, el fanatismo. En todas direcciones hacia todos los puntos cardinales. Escitas, eslavos, macedonios creadores de la koiné clásica; troyanos referentes del imperio romano. Carabelas en búsqueda de todos los Eldorado, evangelistas del Mayflower, desarrapados de la fortuna o de las convicciones. Exiliados de todas las guerras perdidas. Hambrientos irlandeses, ambiciosos teutones hacia el Báltico. Los ejemplos alcanzan a los valencianos camino de los departamentos franceses de la costa argelina, con el eco del idioma en los oídos de Camus. O a los viñedos del Languedoc, las minas de carbón belgas, las fábricas del Ruhr.

Ayer mismo. Hoy, con títulos académicos sin fraude, formación homologada, jóvenes y no tan jóvenes, camino de la supervivencia.
Ni muros ni fortalezas, nunca, han impedido las migraciones humanas. Hoy sus restos son mudos testimonios del fracaso y de quienes los concibieron. Entre nosotros, europeos, los limes romanorum en Escocia, en las ciudadelas del Rhin, en la pentápolis sirio-jordana actual, son meras ruinas acentuadas por enconos recientes, la desidia permanente y la obcecación de algunos. Los bárbaros estaban en la plaza, nos decía Kavafis.

Europa con imperios donde no se ponía el sol, o domaban las olas, y antes de Volubilis al Orontes, dominio sobre culturas antiquísimas en el Éufrates o el Nilo. Polvo de la historia y a la vez alumbramiento de conocimientos imprescindibles desde el cálculo a la filosofía política. Sin límites pese a todas las destrucciones e intentos fallidos por eliminar esta herencia que hoy llamamos democracia, derechos, libertades.
Mediterráneo. La sede pródiga en diversidad y en encender la mecha de las preguntas humanas y los medios para responderlas de Aristóteles o Platón a Pitágoras o Heráclito. De Saladino a Soleimán, de Abraham a Jesús de Nazaret, a Abderramán a Alfonso el Sabio, con Maimónides, Ibn Jaldún o los versos de Ibn Jafaja tan cercano. Todos mediterráneos.

Espacios reducidos a la escala planetaria. Europa una península del gran continente aún apellidado euroasiático, asiático. Un mar interior frente a los océanos. Capaces de generar conflictos desmesurados, de consecuencias terribles. En el pasado y en el presente. Con la pólvora de las ideas y los ingenios de destrucción producto de la inteligencia y aplicación de los conocimientos culturales, científicos a la destrucción. Son millones los seres humanos víctimas de unas y otros. Tantos en el último siglo que hubo que pensar en nuevas formas de relación entre los diferentes.

Este y no otro es, en definitiva, el origen de instituciones políticas como la actual Unión Europea: la recuperación de la centralidad ciudadana en la política, la lejana y siempre actual creación de la Grecia clásica. Un espacio de libertad, de paz, de prosperidad compartida, de igualdad y de solidaridad.

Residuos tóxicos de un pasado infausto pretenden levantar barreras de ignominia, exhuman los cadáveres pestilentes de ideas y nombres que condujeron a las grandes catástrofes del siglo XX. Espantajos que anonadan a las multitudes confiadas que, vulnerables, siguen a los profetas apocalípticos, ignorantes del destino que les espera de manos de tan brutales epígonos del fascismo. Una repetición a modo de farsa sin duda, pero trágica para multitud de seres humanos a uno y otro lado del pequeño mar interior.

El rechazo a las lentas conquistas sociales de la Unión Europea desnuda a ésta de la legitimidad de las causas de su misma existencia. Desde la libre circulación de las personas a la acogida de los perseguidos, cualquiera que sea la razón de la persecución. Lo apuntó Séneca en su epístola a Evia, su madre. La persecución, de suyo, redime al perseguido, con mayor razón si este lo es por sus ideas, convicciones, creencias, raza, género. Su voz a la larga es la que más alto suena en la historia. Como la de nuestro Lluís Vives, pese al ensañamiento de sus perseguidores con los restos maternos.

Los valores de la Ilustración tan citados como olvidados en la práctica política y económica de este lado del Mediterráneo se estrellan ante la muralla egoísta de las élites europeas que han abandonado a sus propias poblaciones. Éstas condenadas a una desigualdad creciente, con el espectáculo obsceno de la ostentación de la riqueza. Élites impunes, apátridas exhibiendo banderas, himnos e instituciones a su servicio contra sus conciudadanos, condenados a la pobreza, la desesperación, y al odio al diferente, al otro, que amenaza las migajas que caen de la mesa del festín.

La gran fosa común se banaliza en las imágenes televisivas, en las redes sociales. Su recurrencia es tal que insensibiliza a la audiencia. De esto se valen los populistas reales, la derecha radical, fascista aunque se ampare en elementos tan fluidos como la seguridad nacional (¿cuál?, ¿de quién?), la identidad amenazada (¿cuál? ¿por quién?), o la fragilidad del sistema económico y social para absorber el flujo migratorio.

Las cifras de la catástrofe humanitaria son conocidas. Las cifras sobre las que basan para elevar muros estos siniestros fantoches y justificar el rechazo se desconocen, son deliberadamente obviadas. Algún imbécil local además de rechazar el espacio Schengen que ampara nuestra movilidad, desde los estudiantes de Erasmus a trabajadores y profesionales, vocifera la llegada de millones de subsaharianos a nuestras costas. Por cierto ignora también que huyen rifeños de la represión marroquí, las víctimas rifeñas desesperadas que ayudaron a sus generales en la guerra contra la República y los españoles.

La reacción contra esta situación ha de ser ciudadana, en nuestro lado reforzando la idea de más Europa. La Fundación Asamblea Ciudadana del Mediterráneo con sedes en más de veinte países ribereños, así lo ha entendido junto con otras organizaciones de la sociedad realmente civil. La solidaridad forma parte de nuestra cultura, que no se la engulla la cloaca de los intereses ajenos a la ciudadanía.

Ricard Pérez Casado es ex alcalde socialista de València, miembro del Consejo Consultivo de la Fundación ACM y del Círculo ACM de València.

MOSTRA VIVA DEDICARÁ SU FESTIVAL DE 2019 A LOS NUEVOS TALENTOS DEL MEDITERRÁNEO

0


El certamen despide en el Centre del Carme su edición de mayor éxito y deja patente su consolidación social y cultural
 
Vicent Torrent, Artur Heras, Pepe Viyuela, Lluís Mosquera, Sergio Cabezas, Emili Payá, la Dirección General de Patrimonio y Bibliotecas, Rafael Pla “Gran Fele”, y el poeta Josep Piera recogen su “Pont del Mediterrani”

El Festival Mostra Viva del Mediterrani (MVM) dedicará su edición de 2019 a poner en valor la creatividad cultural de los nuevos y jóvenes talentos del ámbito Mediterráneo y analizará el futuro social y cultural de las nuevas generaciones.
Así lo ha anunciado esta mañana el Presidente de Honor de MVM, Vicent Garcés, durante la entrega de los Premios “Pont del Mediterráni” realizada en el Centre del Carme Cultura Contemporánea de Valencia.

En él, Garcés recordó que el próximo año se conmemora el 40 aniversario  de la constitución de los primeros ayuntamientos democráticos en España por lo que será buen momento para efectuar un balance de la evolución cultural de esas décadas y mostrar la aportación cultural de las nuevas generaciones a través de una edición de Mostra Viva que pondrá en valor el nuevo trabajo de creación y la evolución generacional en los países del Mediterráneo.

Al mismo tiempo, Garcés recordó la recuperación de València como epicentro cultural y de reflexión en torno a los países del Mediterráneo a través de disciplinas  como la danza, la videocreación, la música, las artes visuales y de calle, los debates entre escritores, la narración oral o la educación. También en el ámbito cinematográfico tras la cesión al Ayuntamiento de Valencia de la Mostra de Cine.
“Después de seis ediciones de esta nueva andadura y tras su recuperación por la sociedad civil y política, el festival ha demostrado que València vuelve a ser referente del Mediterráneo”, recordó Garcés, quien añadió que la solidez social del festival es una realidad, algo que garantiza su futuro, referencia e importancia cultural.

Asimismo, el Presidente de Honor de Mostra Viva puso en valor y agradeció el apoyo recibido para tal fin por instituciones como el Ayuntamiento de València, la Generalitat Valenciana o la Diputación de València, entre más de medio centenar de organismos e instituciones públicas y privadas vinculadas.

Mostra Viva del Mediterrani (MVM) ha entregado durante el acto sus premios “Pont del Mediterrani” a un representativo grupo de artistas e intelectuales que han puesto de manifiesto durante todos estos años su labor de cooperación con el proyecto.

El actor Pepe Viyuela, el músico  y fundador de Al Tall, Vicent Torrent, el joven escritor Lluís Mosquera y el fotógrafo Sergio Cabezas recogían su “Pont del Mediterrani” obtenido mediante votación popular. Asimismo, también recogían su premio, el gestor cultural Emili Payá, en representación de Octubre Centre de Cultura Contemporánia, Vicent Moreno, en nombre de Carmen Amoraga y la Dirección General de Patrimonio, Bibliotecas y Archivos en la Generalitat, el actor y Premio Nacional de Circo Rafael Pla “Gran Fele”, el pintor Artur Heras y el poeta Josep Piera quien cerró el acto reivindicando un festival de poesía internacional del Mediterráneo, idea que la organización considera muy oportuna para su próxima edición.

La votación popular contó con 2.600 participantes a través de la web institucional. Los premiados recogieron una escultura conmemorativa realizada en hierro por el artista Pablo Sedeño que representa el puente de unión entre ambas orillas.

En anteriores ediciones, el certamen ha reconocido también el trabajo de las cineastas Malika Zairi, Kristina Kumric, la musa de la nouvelle vague Agnés Vardà o Cecilia Bartolomé. También han recibido este galardón el alcalde de València, Joan Ribó, los cantautores Lluís Miquel Campos y Ovidi Montllor (a título póstumo), el cineasta sirio Osama Mohammed, el vicerrectorado de Cultura de la Universitat de València o el diplomático Lucien Castela, uno de los promotores de la puesta en marcha de la Mostra de València del Mediterrani.

La profesora Maria Donzzeli distinguida con el premio International Standout Women Award 2018

0

La profesora Maria Donzzeli, miembro del Patronato de la Fundación ACM, ha sido distinguida con el premio International Standout Women Award 2018. El reconocimiento ha sido promovido por la Concejalía de Igualdad de la Provincia de Brescia y por la Asociación PromAzioni 360 de Darfo Boario (Brescia) y está dedicado a mujeres que destaquen en diversos ámbitos profesionales. La quinta edición de los premios es un referente en la promoción de la igualdad en Italia.

“Es un premio inesperado, me complace haber sido elegida entre muchas mujeres y que se haya reconocido el trabajo que estoy realizando en estos años, en el mundo académico, con un compromiso cultural y civil, que involucra a más y más personas a través de conferencias, clases y debates. Agradezco a la Concejalía la creación del premio que se me otorga “, ha dicho Maria Donzelli en el acto de entrega de los galardones.

¡Nuestra más sincera enhorabuena!

La Fundación ACM participa en el II Foro TRESMED de periodismo en el Mediterráneo

0

Un encuentro de referencia del periodismo en el Mediterráneo que se articula a partir de varias mesas redondas en las que se analiza el papel de los medios de comunicación (tanto el actual como el que pueden desempeñar) en distintos aspectos referentes al Mediterráneo y los países ribereños, epicentro de la mayoría de las cuestiones de actualidad en diversas áreas: política, economía, sucesos, sociedad, cultura…

Las mesas han contado con diversos ponentes procedentes de distintos ámbitos profesionales: catedráticos, sociólogos, expertos en Mundo Árabe, profesores de Comunicación y periodistas como Rosa María Calaf, Ángeles Espinosa, Awatef Ketiti, Antonio Méndez, José Ramón Mendaza, Carmen Rengel, Belén Torres y Eva Sáiz y Lola Bañon. La directora de la Fundación ACM ha intervenido como ponente y moderadora, haciendo un análisis sobre la precariedad de la profesión periodística en el Mediterráneo y de otra parte, sobre las amenazas a la libertad de expresión en la región.

Además, de las ponencias se han presentado los resultados de dos importantes y novedosos estudios sobre esta temática. De un lado, Carmen Fernández Morillo habló sobre la investigación realizada por el Consejo Audiovisual de Andalucía sobre la imagen que las televisiones transmiten de la inmigración, el seguimiento de los códigos éticos y la presencia del fenómeno migratorio en los informativos televisivos durante la última década. Por otra parte, Pedro Rojo, presidente de la Fundación Al Fanar y co-director del Observatorio de la Islamofobia en los Medios, explicó el trabajo que está realizando este observatorio y expuso las conclusiones más significativas de su último informe.

Actividades complementarias

Junto a las sesiones académicas propiamente dichas, el foro ha contado con tres actividades complementarias, la primera de las cuales, centrada en la tarde del 6 de noviembre consistió en un taller de fotoperiodismo impartido por dos nombres propios de la profesión: Emilio Morenatti (ganador del World Press Photo, entre otros muchos galardones) y Manu Brabo (Premio Pulitzer 2013), quienes inauguraron la exposición Fronteras, una selección de 40 fotografías que acerca al espectador al dolor, la guerra, la desesperación y el deseo de buscar horizontes de esperanza.

Además, se programó un concierto del grupo Lazywall en el auditorio del Musseo Picasso Málaga, el día 7 a partir de las 20.00 horas, y la emisión en directo del programa La hora de Andalucía de Canal Sur Radio.

La Fundación Tres Culturas, la Universidad de Málaga y el Consejo Social UMA han organizado el II Foro TRESMED ‘Comunicación, migraciones y transformaciones sociales en el Mediterráneo’, que se ha celebrado del 6 al 8 de noviembre en el Rectorado de la Universidad de Málaga.

Lola Bañon, periodista y directora de la Fundación ACM y Lourdes Vidal, directora de Migraciones y Mundo Árabe en IEMED. Foto: Fundación Tres Culturas del Mediterráneo
La periodista Rosa María Calaf. Foto: Fundación Tres Culturas
Sesión de apertura del II Foro TRESMED. 6-8 nov. Málaga.

 

Debate en Líbano sobre la situación de las personas en el exilio organizado por AMEL y Fundación ACM

0

Via Orient Le Jour 

La journée a commencé par une visite des centres de santé de Amel et s’est poursuivie par une visite des camps de réfugiés de la région de Beyrouth et de la Békaa ainsi que des camps de réfugiés de Sabra et Chatila. Parmi les participants, le président de la Fundation des citoyens et citoyennes de la Méditerranée (FACM) et ancien député européen, Vincent Garces, et Lola Bañon, professeure à l’Université de Valence et journaliste. Durant la visite, le groupe a rencontré des activistes libanais et palestiniens influents dans leurs communautés. Deux sujets ont été débattus : la situation des personnes en exil et la crise migratoire dans la région et ses conséquences.

Il y a eu aussi deux tables rondes auxquelles ont assisté le Pr Georges Corm, le Dr Kamel Mehanna, président de l’association Amel, Virginie Lefèvre, responsable des programmes de Amel, et le révérend Pierre Lacoste, ainsi que Xavier Longchambon Rajon, président de l’association Les Enfants de la Méditerranée (LEM). Au cœur des débats, les questions épineuses de la région méditerranéenne. La cause palestinienne et les différents moyens de pression utilisés pour aboutir à des politiques préventives, ainsi que la responsabilité de la communauté internationale concernant des milliers de demandeurs d’asile et de migrants qui meurent chaque année en Méditerranée à la recherche d’une vie plus digne ont été longuement évoqués.

Cette initiative s’inscrit dans le cadre du Mouvement euro-méditerranéen pour la défense des réfugiés et des migrants en exil dirigé par « Amel Association » et « Samusocial », récemment lancé dans la ville de Rome. Ce mouvement promeut la solidarité envers les réfugiés qui font souvent face à un discours isolationniste et islamophobe répandu en Europe et en Occident. De plus, depuis le début de l’année 2018 jusqu’à ce jour, on recense environ 2 000 cas de naufrage de migrants et des milliers de cas de traite d’êtres humains, ainsi que d’importantes violations des droits de l’homme en Méditerranée.

Les participants à la table ronde ont souligné la nécessité d’aboutir à un esprit de solidarité humaine face au racisme, à l’isolationnisme et au sectarisme qui touchent la plupart des pays occidentaux et notamment l’Europe, qui ferme ses frontières face aux fugitifs de la mort. Les participants sont convenus de travailler à deux niveaux fondamentaux : tout d’abord la recherche d’une forme de solidarité et de coopération entre les peuples du bassin méditerranéen. Ensuite, la création d’un observatoire des droits de l’homme pour surveiller et analyser les conflits dans la région. Finalement, les participants ont affirmé la nécessité d’élaborer des propositions de politiques préventives alternatives, et de chercher à ouvrir des canaux efficaces de communication entre les peuples.